Paseo por los bambús de Sagano - Foto Peter Adams
Paseo por los bambús de Sagano – Foto: Peter Adams

Al empezar nos preguntamos… ¿Qué poder hacer para potenciar lo mejor de cada persona?
Hoy además nos preguntamos… ¿Cómo podemos hacerlo?

Bambu nace del deseo de ayudar a cumplir objetivos, metas, sueños. Bambu nace de la firme creencia en la persona, en el ser humano, en el crecimiento personal y en la satisfacción de nuestras necesidades tanto a nivel personal como profesional para  vivir una vida plena.

Y es así como nuestra historia se basa en otra historia…

La historia del Bambu japonés:

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se impacienta frente a la semilla sembrada, halándola con el riesgo de echarla a perder, gritándole con todas sus fuerzas: ¡Crece, por favor!

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que, un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas, la planta de bambú crece… ¡Más de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento, que iba a tener después de siete años.

Y es así como nace Bambu Lifestyle, Bambu como estilo de vida, como el que cada uno de nosotros tenemos y el que debemos identificar para poder vivir la vida que queremos o lo más parecida posible.

Hoy en día parece que no tenemos tiempo ni de respirar. Y eso es lo que pasa, que no ahogamos.

Muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas y triunfos inmediatos, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno que cada persona tiene y que éste requiere acción y tiempo. De igual manera, muchas veces pensamos que estamos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo y hay que entender que esto no es así.

La energía ni se crea ni se destruye. Se transforma.

En esos momentos que todos tenemos de confusión, recordar el ciclo de maduración del bambú japonés es bueno para aceptar que aunque aún no se vea el resultado esperado, algo sí está sucediendo. Estamos creciendo, madurando. Y es ahí cuando hay que seguir adelante, hay que creer, creer que va a suceder y hacer que suceda. Hay que soportar sin dejar de avanzar. Así es como se gana.

Bienvenido/a,
Bambu Lifestyle